Carlos Toro Escobar y sus Historias morrocotudas

Nació en Medellín y como él mismo dice “No tengo experiencia en nada, busco trabajo de medio tiempo, bien remunerado” Pero en su currículum vitae dice ser: “Mecánico industrial,  pregonero cacharrero, mecánico dental, colono, diseños textiles,  armero, decorador de iglesias, encuadernador, soldador, cotero, camionero, bulldocero, finquero, profesor, comisionista, cafetero, estructuras metálicas, volquetero, montador plantas hidráulicas, arquitecto, ganadero, hotelero, carpintero, pintor, escultor, hacendado, armador, velerista, lechero, avicultor, marranero, apicultor, caficultor, ranchero, soldado, marino, carbonero, caldero, fundidor”. 

Como escritor podemos leer en Historias morrocotudas sus interminables relatos en los cuales hallamos historias que no solo nos describen el pueblo antioqueño, sino, que nos hacen reír con sus ocurrencias en donde encontramos desde perros y caballos que nos hablan hasta marcianos que aterrizan en Envigado Antioquia. 

Las historias morrocotudas son diez libros titulados de la siguiente manera: 

Trebejos I 

Trastos II 

Corotos III 

Calamacos IV 

Cacharros V 

Cachivaches VI 

Chécheres VII 

Chucherías VIII 

Perendengues IX 

Bártulos X 

Hasta el libro número seis los puedes encontrar en la Sala Antioquia de la Biblioteca Pública Piloto.

 Autorretrato

Pero Carlos Toro no solo nos dejo sus historias, sino, también sus pinturas que son además las que ilustran sus libros. Miremos lo que nos dice la Fundación Casa del Hombre sobre este gran artista: 

“Una obra sin pretenciones (sic) desmesuradas. Un trabajo sincero y llano como “LA CARGA DE RONDON”. 

Dentro del contexto plástico que determina la obra podríamos dar disímiles explicaciones, pero el artista se nos presenta lleno de connotaciones históricas que nada tienen que ver con los clásicos traumatismos en que ha solido caer el arte de los que presumen de hacer plástica americana. 

En la obra de Carlos Toro no se nota ese indigenismo chauvinista al que a menudo se llega a través de sí mismo. 

Ultima exposición, marzo del 84, Fomento y Turismo.” 

Anuncios

3 comentarios »

  1. Sor Lopera said

    Qué historias! hay que leerlas para ponernos en contacto con nuestra tradición, con nuestro pasado, con las fantasías que otrora llenaban nuestra cotidianidad;
    Gracias por ofrecernos la obra de este autor.

    • jdelo36 said

      Muchas gracias por tu comentario, aquí en la Sala Antioquia hay mucho por rescatar y personajes muy interesantes por dar a conocer. Te esperamos

  2. diana tejada said

    felicito a la persona encargada por tan interesante descripcion de este personaje,ademas debo compartirles algo bien chevere,es divertido disfrutar de una tarde despues del almuerzo una peueña lectura de uno de los libros del señor Toro,no se alcanzan a imaginar el goze,el disfrut,el encarretamiento que vas cojiendo a medida que lees y lees,hoy puedo decirles que por medio de tan divertidas travesuras me gusta la lectura,ojala algun dia la persona pueda leernos algo del señor CARLOS TORO y contarnos su experiencia atravez de la lectura,gracias y continua asi.

RSS feed for comments on this post · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: