1851 Folletín de cabo roto

Octavio Escobar Giraldo. Intermedio editores. Bogotá. 2007. C863 E747m

La literatura se ha convertido en un gran respaldo en el proceso investigativo histórico, ya sea literatura del periodo investigado propiamente, como la literatura posterior al tema o periodo investigado. Por otro lado la historia, y por ende los trabajos históricos, han servido de soporte a la creación de textos literarios. De una u otra manera ambos aspectos se ayudan en el proceso de comprensión de las sociedades en determinados momentos.

La colonización antioqueña siempre ha sido un referente en la historia nacional. Su complejidad, envergadura temporal y espacial y sus alcances han convertido éste proceso histórico en un punto de referencia en la historia colombiana. Su estudio e intentos de comprensión han tocado a muchos investigadores, tanto del país como extranjeros, a centrar su quehacer, o algún momento de su actividad investigativa, en dicho proceso. Los resultados han sido muchos, lo que ha llevado a que la colonización del occidente de Colombia tenga una nutrida bibliografía.

 Todo lo anterior nos lleva a un buen texto que nos ayuda a comprender un momento importante en la historia de la nación y el departamento, 1851 folletín de cabo roto nos introduce por el mundo de aquellos seres simples, que hicieron parte de ese proceso colonizador, de arriería, de búsqueda de oportunidades, de luchas externas e internas. Un texto que de una manera sencilla, clara y divertida nos da pautas para entender parte de nuestra historia.

 El texto se divide en tres partes con subdivisiones que corresponde a meses (septiembre 1850 – enero 1851; febrero – abril 1851; mayo – septiembre 1851), abarcando así un año en el que nos presenta la temática de fondo -la colonización y su proceso en la región de Caldas-, al igual que la guerra civil de 1851. Sus personajes, que en conjunto nos dan una buena impresión de la cultura, la política, el ideario e imaginario de la región y del momento.

 Algunos aspectos a tener presentes, uno es que el texto en su estructura es presentado como entregas; terminando un capítulo es como terminando una estación del personaje, un momento determinado, más no la historia que se ésta narrando, dejando en vilo al lector sobre la continuidad, por ello se puede ver como una cadena de acontecimientos que vive el protagonista a lo largo del periodo narrado.

 Por otro lado la intervención del narrador, para nutrir el texto con información que se toca de lado o tangencialmente durante la lectura, así por ejemplo nos da datos importantes sobre cocina y culinaria de la época; celebración de libertad de esclavitud en Medellín; parámetros para nuevas poblaciones, en el caso para Neira; elaboración de viviendas; mitología entre otras sin perder la continuidad ni el tinte de la narración, ni dejando estos datos como si fueran anexos aparte de la narración, sino por el contrario haciéndolos parte integrante de la narración misma.

 Cada uno de los personajes nos remiten a situaciones, momentos o entidades por llamarlo de alguna forma, cada personaje se convierte en presentación de algo. Así el protagonista Juan de la Cruz Escobar Arango nos introduce en todo éste mundo, es el típico joven en búsqueda de oportunidades para sobresalir en un mundo que se expande cada vez más, el hombre valiente y serio, que busca su destino sin rehuir al que le toca, aquejado y perseguido por sus amores. Jorge Botero Botero es el soñador en espera que la suerte le cambie, pero sin estarse quieto; el buen amigo, no le importa infringir cánones morales establecidos con tal de conseguir sus propósitos y su felicidad, arriesga su vida y salud en ello, representa el sufrimiento constante a que se vieron, y se ven, sometidos los mineros. Pablo Simon Arango Arango el hombre fuerte, resentido, caracterización del bandido que asoló aquellas regiones, acosando a comerciantes y arrieros, desplazando a campesinos para que vendan sus terrenos, el fiel empleado de los terratenientes y hacendados a quienes les protegía sus intereses. Igual se puede hablar del hombre correcto, el buen amigo, familiar que esta dispuesto a ayudar a los demás, el trabajador que es respetado por todos y su palabra y actitudes valen bastante como Nicanor Duque, un comerciante del pueblo, o José Alonso Escobar, primo del protagonista. La parte bella y femenina, causante de desvelos y amarguras del protagonista es Serafina Jaramillo esposa de José Alonso Escobar, mujer digna y leal, pero humana, causante de problemas sin quererlo, pero sabiéndolo llevar en su conducta y en su religión; igual se puede hablar de su hermana Marcela que representa el deseo de la mujer por lograr su superación académica y personal, pero que se ve limitada por los cánones sociales establecidos, y así se puede hablar de otros personajes secundarios como los llama el autor sin ninguna preocupación, todos influyentes y representativos de algo. No se pueden pasar desapercibidos los comentarios y anotaciones jocosas, en especial los relacionados con Eulalia, la mula del protagonista.

Como se dejo entrever la obra aborda dos temas: la colonización y la guerra de 1851; respecto a esta última el protagonista se enrola en las filas sublevadas a cargo del general Eusebio Borrero, vive situaciones que remiten al lector a transportarse y entender el momento. La novela da un giro agradable al encontrarse con su padre sin este saber que está hablando y entablando amistad con su hijo. Interesante como el protagonista Juan Escobar sobrelleva la situación, sabe que es su padre, lo quiso conocer pero no lo desveló nunca tal deseo, cuando tuvo la oportunidad lo conoció y le dio la oportunidad a su padre para que lo conociera pero como persona más no como hijo. Sobre la guerra de 1851 retoma sus orígenes, enfrentamientos y consecuencias de una manera ágil, pues desde el comienzo los comentarios de los protagonistas nos estaban preparando el ambiente para este acontecimiento.

 Con la colonización nos brinda información sobre su proceso y personajes reales que tuvieron que ver, tal como en la guerra del 51. Es así como nos introduce al mundo y manejo político de la concesión Aranzazu, de sus protagonistas, de la compañía Salazar y la infinidad de hombres que tuvieron que ver con éste momento histórico, todo por boca de los personajes de la novela quienes constantemente están analizando la situación política del país y de la región.

 El libro como dije nos da bastante información sobre la temática y el periodo, de una manera sencilla, clara, profunda, divertida y elocuente. Se convierte en un abrebocas para seguir leyendo sobre el tema, tal vez de sus mayores logros. El libro se convierte en uno de esos referentes de lectura, y en el fondo como se manifestó al principio puede servir de fuente para la investigación histórica.

http://www.eldigoras.com/bibe/num/e040/fuego40amf03.htm

 http://equinoxio.org/columnas/1851-folletin-de-cabo-roto-la-novela-de-la-historia-1212/

 

Juan de Dios López Cano

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: