Deja que aspiren mis hijos

 

 

Teresa Naranjo Narváez

Deja que aspiren mis hijos es un libro cuyo autor es Víctor Villa Mejía, el autor es profesor titular de la Universidad de Antioquia, director de la Maestría en Linguística de la misma Universidad, autor también del libro “Aproximación sociolinguística al camaján”.

 El libro relata las diferentes condiciones y facetas humanas en el mundo del delito y la violencia, muestra como era el perfil de los diferentes actores del delito en la región antioqueña,  el texto recupera de la región antioqueña los guapos, los paviadores, malevos, sicarios, contrabando, el apogeo del negocio de la marihuana, los pistolocos, se hace también una descripción de los elementos utilizados para cometer los delitos y lo que antecede a estas conductas. Se plantea el cuestionamiento a la institución cultural llamada ANTIOQUEÑIDAD donde se considera necesario hacer otra lectura de ese símbolo de “lo antioqueño”, mostrado como raza pujante, expansiva y emprendedora, pero que no se mostraban otras facetas, varios autores muestran sus puntos de vista : María Teresa Arcila en Apuntes sobre identidad cultural : el caso antioqueño (artículo de la Revista Boletín de Antropología Vol.6 No.20 de 1986), Darío Ruiz Gómez en Proceso de la cultura en Antioquia (artículo del libro de la colección autores antioqueños No.33, otra conceptualización que apunta a que se muestre otra faceta del antioqueño es la del foro “Tradicción oral , tradición cultural” realizado en la Biblioteca Pública Piloto el 23 de abril de 1987, en donde se mostraba la necesidad de relacionar la antioqueñidad con la violencia, bastaba con mirar la apología del machismo, la consecución del éxito a cualquier precio, la competitividad desmedida. Concluía el foro que “Una cultura de la violencia no era mera descripción del acontecimiento violento, ni confección de catálogos de formas, lugares, víctimas y victimarios, sino la aprehensión de una subyacencia o estructura profunda presumiblemente la antioqueñidad que explicará el fenómeno presente y proyectara hipótesis sobre el evento por ocurrir”. 

Los diferentes actores de la violencia reciben diferentes nombres según sus fines y la manera como se procede, el texto muestra estas características en  la Antioquia rural y a la Antioquia urbana  algunos de ellos  son :

Los Guapos : toman la pelea como un reto  que se citan para un duelo a puñal, peinilla o a tiros,  ya sea   por el amor de una mujer o por otras circunstancias, se utiliza para medir su sagacidad y valentía frente al contendor, se trataba en otras ocaciones de una pelea desinteresada que sólo se daba por probarle a otro hombre que no se conocía  “que él era tan hombre como él”, existía entre los guapos el deseo de dominar, casos en que el guapo de un pueblo viajaba a otro para preguntar por el guapo de ese pueblo para enfrentarlo y así mostrar su dominio,  se presenta el siguiente caso de 2 guapos de Titiribí :  José Calle y Francisco Arbeláez los dos hombres no aceptaban rivalidades y en forma amistosa acordaron un duelo para acabar con con uno de los dos guapos, para que quede uno solo con la fama”Aquí no debe haber más de un guapo; los dos no caben”.

Los duelos tienen 3 actos o cadenas de actos : la provocación, el desafio y duelo propiamente dicho. Existía entrenamiento para los guapos se sospecha la existencia de escuelas a veces clandestinas para el aprendizaje de las 33 paradas de la peinilla, paradas y quites que se enseñaban para sentirlas y practicarlas so pena de ser considerado traidor.

Fanfarrones o sismáticos : la pelea para ellos es un arte, se hacen pasar por brujos y hacen creer a las personas ingenuas de que peleaban por oración.

Paviadores  pájaro u Horquetero : es un asesino a sueldo que surge de conflictos colectivos, como la violencia política.

El aplanchar : especie de paliza usando la parte plana del machete, para dar una escarmienta o aviso y si se daba alguna oposición con el filo se tiraba a matar.

Cuadrillero : Encargado de provocar un incendio como mensaje de ablandamiento , la fumigación a la fachada del negocio o de la residencia como señal de ostigamiento.

Malevos : esta figura corresponde a la Antioquia urbana, y esta emparentada con la historia del tango, el habitante de la ciudad encontró en el tango una identificación de su soledad, privaciones, odios y afectos, aquello de que el tango es macho, que el tango es fuerte, que el tango tiene olor a vida es una reiteración de la vida cotidiana. Hay un escenario donde la muerte tiene un ritual en el que el sacrificio tiene su propio altar donde confluyen o se confunden la víctima y el victimario, muerte para que otro viva o la vida para que otros murieran.

Los sicarios : Actividad que recurre a la muerte como forma de justicia privada, ajuste de cuentas, es un asesinato a sueldo o por delegación. Proviene del latin sicarius “asesino pagado que requiere de un medio de trasporte ágil como una moto y que necesita de un auxiliar que le maneje el vehículo en el desplazamiento y en la huida, se asemeja al paviador de la Antioquia rural en que es un asesinato a sueldo, pero difiere en que busca lugares concurridos como parte de su estrategia. 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: