Historia de la educación en Jericó, siglo XIX

Historia de la educación en Jericó, siglo XIX. Rodrigo López Estrada. Centro de Historia de Jericó. Editorial Uryco Ltda. Medellín 2010.

Clasificación: 370.986126 L864h 

Rodrigo López Estrada nació en Jericó el 23 de diciembre de 1956. Su vida ha girado entorno a la docencia. Normalista Superior de Jericó, Licenciado en Pedagogía Reeducativa, maestro en varias instituciones educativas de la ciudad de Medellín. Corresponsal de El Colombiano, director por varios años de los periódicos Vocero y Ecos del Piedras.

Este texto, publicado el presente año -al parecer estaba construido desde mucho antes, por lo menos treinta años si hemos de atenernos a la fecha del prologo realizado por Juan Roca Lemus (Rubayata)-, nos brinda la posibilidad de acercarnos al municipio de Jericó, desde una perspectiva y lenguaje sencillos, que permiten una comprensión fácil y amena del libro.

Sin pretensiones de ser una exhaustiva investigación científica, pero con bases sólidas que podrían permitirlo, el propio autor declara: “Se encontraran baches y lagunas a través de esta investigación: la incuria abandonó muchos documentos o los arrojó o el fuego los devoró; y muchos quizás se hallan en manos egoístas; por ello se verán lamentables ausencias de nombres y carencias de detalles. Pero preferible es callar que acudir al criminal e irreverente recurso de adulterar la verdad histórica para llenar las páginas y prevenir reclamos.”

Estructurado en diez capítulos (en el índice falta reseñar el capítulo VII), del primero se puede considerar como una somera presentación del municipio abordando temas como fundamentos y mentalidad de la educación jericoana; pobladores provenientes de Marinilla, Guarne,  Envigado, Fredonia, Caldas, Amaga, Rionegro, Medellín “Tal amalgama hizo la entidad jericoana”; el territorio, somera presentación de la topografía; personalidades como su fundador, Santiago Santamaría y don José Telesforo Montoya, primer cura, en 1852 y el hogar como principio de escuela y educación.

Los capítulos II al V abordan la educación primaria y secundaria femeninas y masculinas respectivamente y el capítulo VI trata sobre la educación rural; por donde desfilan personajes, instituciones y normativas sobre la educación de y para el municipio.

Rodrigo López Estrada

Rodrigo López Estrada

Los capítulos VII (no esta en índice)  a IX se centran en la educación artística, física y para el civismo respectivamente. El último, capítulo X, trata sobre la supervisión de la educación, donde se presenta las diferentes visitas y visitadores, corporaciones, inspectores de instrucción pública, diferentes entidades territoriales que permitieron consolidar la educación en el municipio. Finaliza el texto con una presentación de bibliografía, que no es completa pues en los libros solo figuran autor y título.

Juan Roca Lemus subraya sobre el texto que: “Se trata de una obra ajustada a las exigencias mentales, a lo biográfico en modo cuidadoso, con hondura en lo sociológico, en cuanto a su parte inicial, y con estupendo ordenamiento cronológico, personajes, sitios, tradiciones, modalidades sociales que han sustentado la tradicional inclinación jericoana hacia lo cultural. Interesantísimo es el extenso rol de institutores de ambos sexos, entre ellas muchas notabilidades que llegaron a serlo nacionalmente. También este libro es contentivo de episodios transcendentales en lo histórico, en el barajamiento de los desarrollos pedagógicos, tanto en tiempos del belicismo como en épocas de acentuada paz. Se leen allí sintéticas pero emocionantes relaciones de episodios briosos, sucedidos en aras de luchas ideológicas o en movimientos de juventudes acaloradas.”

Como se puede extraer de este comentario el texto es rico en datos, al parecer sustraídos de textos ya referentes en la historiografía regional; por otro lado se concibe que mucha información es tomada de fuentes primarias localizadas en archivos como el de Jericó y de Antioquia, y publicaciones oficiales, probablemente también de la época, pues no figuran los años trabajados, como la Gaceta y el Boletín Oficial, y El Monitor órgano de la Normal de Medellín.

 

Juan de Dios López Cano

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: