JOSE MANUEL ARANGO

Por: Cristina Silva Rodríguez

José Manuel Arango

                       Poeta antioqueño (Carmen de Viboral 1937 – Medellín 2002)

Fuente de la fotografía: http://emisora.udea.edu.co/reproductor.phpid_autor=58

Reconocido por su poesía erótica y sus traducciones de tres poetas norteamericanos: Whitman, Dickinson y Williams. En 1967 se vinculó como instructor de tiempo completo a la Universidad de Antioquia donde fue profesor de Lógica Simbólica en la Facultad de Filosofía hasta mayo de 1989, año en que se jubiló.

Aparte de poesía también escribió álgunos ensayos. En 1988 Recibió el Premio Nacional de Poesía por Reconocimiento, de la Universidad de Antioquia; y en 1997 la Secretaría de Educación y Cultura de Antioquia le otorgó el Premio a las Artes y las Letras.

Junto a Elkin Restrepo fundó  en 1973 Acuarimántima revista trimestral de poesía con recononicimiento en Medellín y que aún hoy es consultada y leída (en la Sala Antioquia tenemos desde la No. 1 hasta la No. 33).

Algunos poemas

Signos. Segundo libro de Jose Manuel Arango (1978)

 
Ironía
ante el obstinado embate del pájaro
contra el cielo falso de la vidriera
 
no cabe
ironía
(Este lugar de la noche, 1973)
 
XVI
mientras bajo la tierra crecen las raíces del pino
y los muertos tranquilos pastorean los astros
 
mientras un hombre canta para espantar su miedo
por un camino solitario
 
y sobre alguna ciudad desconocida cae la lluvia
 
y yo
nos amamos
(Signos, 1973)       
 
Paraíso

Este lugar de la noche. Primer libro de José Manuel Arango (1973)

infancia
vuelta a encontrar, al morder una fruta
en su sabor olvidado
(Este lugar de la noche, 1973)
 
Ascensión a las montañas
el vuelo de un cóndor
oscurece
el blanco mediodía de los nevados
 
quemadura
del frío
que purifica nuestro corazón
(Este lugar de la noche, 1973)
 
Esta noche he encontrado
Esta noche he encontrado
una pareja que en el tramo oscuro
junto al baldío
se añudaba gimiendo
 
Por sobre sus cabezas
un letrero que cuelga del muro
que se vence
                            Peligro:
Demoliciones
(Cantiga, 1987)

Cantiga. Tercer libro de José Manuel Arango (1987)

 
Grammatici certant
El nosotros
lo saben los gramáticos
es un curioso pronombre
Quiere decir tú y yo
sin él
y también él y yo
sin ti
y también él y yo
contigo y contra el resto
En todo caso excluye siempre a alguien
De esta parte nosotros
de la otra los otros que nosotros
(Cantiga, 1987)
 
 
 Una larga conversación
 Cada noche converso con mi padre
Después de su muerte
nos hemos hecho amigos
(Cantiga, 1987)
 
 
 
 
 
 
XVIII

Poemas. Colección Autores Antioqueños (1991)

Píntate los senos
de achiote y negro
 
nos amaremos en el mediodía amarillo
como en un desierto
 
en la raya del alba
como en la frontera de dos reinos
(Signos, 1978)
 
Muchacha
Me dan una fruta
me dicen: cierra los ojos y muerde
 
y cuando abro los ojos
en la fruta mordida se menea el gusano
 
pero todo es un juego cosa de risa
(Otros poemas)
 
 

Poemas reunidos editorial norma (1997)

Eurídice

Bajó al helado
depósito de la morgue.
en el sótano oscuro
del hospital.
 
Allí la halló,
desnuda.
Una etiqueta en el tobillo
con un número.
(Montañas, 1995)
 
Esta edición de poemas reunidos recoge la obra de José Manuel Arango publicada hasta ese momento.
 
En la primera página de este ejemplar, el poeta hace una dedicatoria a la Biblioteca  Pública Piloto, la cual sintió como su casa.

Para la Biblioteca Pública Piloto, la casa de todos nosotros, afectuosamente. José M. Arango. Octubre de 1997.

 
 Hace pocos días nos visitó el investigador Luis Hernando Vargas Torres, Doctor en Filosofía de la Universidad de Salamanca y residente en Bogotá. Apasionado por la obra de José Manuel Arango, ha realizado algunos viajes a la ciudad de Medellín con la intención de recoger una amplia bibliografía de y sobre el poeta.
 
De manera muy cordial ofreció la publicación virtual de su tesis de doctorado titulada: Problemas de una lectura filosófica de la poesía colombiana del siglo XX. Una aproximación a través de José Manuel Arango.
Para visualizar dar clic en el siguiente enlace:
Gracias a Luis Hernando por compartir con la Sala Antioquia su trabajo y su gusto por las letras antioqueñas.
                                           

1 comentario »

  1. Camilo said

    Este es uno de esos poetas que pasan como la brisa, sin hacer mucho ruido pero dejando placenteras perplejidades. Su voz no se calla tan fácilmente a penas lo encuentra a uno, ella resuena y sigue resonando pues ha logrado establecer una maravillosa alianza: el silencio. En ese ritmo de palabras y silencios se levantan sus “Montañas”, “Guayacanes”, “Ciudades” y la vidriera donde alguna vez escribió una efímera palabra

RSS feed for comments on this post · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: